Diario

Llueve

[3/7/2002]

Llueve en todas las direcciones. De arriba, de abajo, de los costados. Llueve por adentro también, donde canillas imprevistas se abren sin haber dado antes señales de deterioro. Llueve en sitios en los que uno se creía protegido. Llueve bajo techo, bajo la cama, bajo cuerda, bajito. Llueve a pesar de los paraguas, las capuchas, los impermeables, las camperas, las bolsas de nylon, los recuerdos, los olvidos. Llueve aunque uno se distraiga mirando para otro lado. Llueve leyendo el diario, mirando la tele, trabajando, charlando en familia. Llueve en silencio y llueve con ruido. De todas las maneras posibles llueve, bajando aún más la sensación térmica.

Dejá un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s