Un libro por día

Libros invitados: El libro de la alegría (César Vargas), Tijeras (Germán Machado y El Esperpento), Tus ojos (Eduardo Abel GImenez y Cecilia Afonso Esteves)

De la biblioteca de Adriana García Montero:
El libro de la Alegría y otros poemas. César Vargas. Ferreyra Editor, Córdoba, 2005.
Tijeras. Texto de Germán Machado. Ilustraciones de El Esperpento. Ediciones de la Terraza, Córdoba, 2014.
Tus ojos. Texto de Eduardo Abel Gimenez. Ilustraciones de Cecilia Afonso Esteves. Calibroscopio, Buenos Aires, 2014.

(16 fotos tomadas por Vanina Boco. Coordinación: Bárbara Couto.)

Tres libros hoy, en vez de uno. Y sin embargo lo grave no es eso. Resulta que, por pudor, tenía decidido no incluir libros míos en “Un libro por día”. Pero Barbi Couto me hizo llegar estas fotos, donde Tus ojos forma parte de un paquete de tres libros, un paquete que tiene su razón de ser y su historia, y no puedo negarme. O mejor: no quiero negarme. Así que acá está, y salvo otra improbable ocasión especialísima, seguiré decidido a no volver a incluir libros míos acá.
Barbi, Mauricio y Vanina, es decir, Ediciones de la Terraza, anduvieron de gira por Bariloche, donde Adriana les mostró sus susurradores (esos tubos por los que susurra textos a sus oyentes) y los libros que suele susurrar. Barbi le preguntó si no querría contribuir a este blog, Adriana aceptó, y Vanina sacó las fotos. Trabajo en equipo, se llama esto. (Y que aparezca un libro mío es, entonces, ajeno a que yo sea quien arma el blog.) ¡Gracias a todos!
Un libro por día

Libro invitado: El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha (Miguel de Cervantes Saavedra)

De la biblioteca de Marcela Rueduch: El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. Miguel de Cervantes Saavedra. Ramón Sopena Editor, Barcelona, 1916. (14 fotos tomadas por Marcela.)

Cuenta Marcela: “Comparto edición de Don Quijote, editorial Ramon Sopena, Barcelona, 1916. La edición conmemora el tercer centenario de la muerte de Cervantes. Lo compró mi bisabuelo materno para sus hijos. Lo conservó mi madre, Delia Salio, que nunca me lo quiso dar. En 2008, para mi cumpleaños, me lo trajo envuelto como si fueran bombones… con la nota que sigue:”