La hora del payaso

Cadena alimenticia

[30/6/2003]

Bitches love hot dogs.”

(Douglas, por email.)

Nota del 25 de junio de 2006: cierro los comentarios, porque la gente llega acá buscando algo serio…

Diario

Desde la cama

[30/6/2003]

Desde la cama oigo el ruido inconfundible de una máquina de ascensor que arranca. Suena dos veces, con pocos segundos de intervalo, como si estuviera en el edificio de al lado o en la calle. Pero no hay ninguna máquina de ascensor a la que pueda oír de esa manera. Las de mi propio edificio están doce pisos más arriba. Las del edificio de al lado no sé dónde. Esto ocurre a las seis menos cuarto de la mañana, cuando ya llevo un rato despierto sin razón y sin remedio.

Diario

Todo esto

[30/6/2003]

Todo esto es como un arroyo a punto de secarse donde siempre aparece otro chorrito de agua proveniente de un glaciar oculto bajo el polvo del remoto desierto de allá arriba.

En corto

Lo más interesante

[29/6/2003]

Lo más interesante de este libro son las solapas. Si las doblo hacia afuera parecen alas. Y si abro la ventana tal vez el libro se vaya volando a molestar a las palomas.

Diario

A las 6:01

[28/6/2003]

A las 6:01, esa hora tan Batallón de Inteligencia, se me ocurre despertarme. Abro los ojos y ahí están el seis, el cero y el uno, y los dos puntos, en el despertador. Pero es sábado, así que cierro los ojos otra vez.

A las 7:47, esa hora tan Boeing, todavía estoy despierto. Tuve tiempo de pensar en muchas cosas, pero no recuerdo ninguna. Quiero dormir, estoy cansado.

A las 8:12, esa hora tan Chaikovski, a pesar de mis pocas esperanzas, cae el telón para un pequeño entreacto, y me duermo otra vez.

A las 9:09, esa hora tan Beatle, viene Gabriel y me despierta con un grito, con un salto, de una vez y para siempre.