Diario

Cuando tengo tos

[22/7/2003]

Cuando tengo tos, como ahora, me vuelven las ganas de fumar. Dejé hace ocho años, pero todavía recuerdo el efecto especial del cigarrillo mezclado con la tos. Una bocanada breve, tensa, un esfuerzo para que el humo se quedara adentro durante un par de segundos y, sobre todo, para poder exhalarlo antes de toser otra vez, porque toser con humo en los pulmones no era agradable. Después, o antes, un gusto a flema nicotínica, sobre todo a primera hora del día (y tal vez por eso el deseo de fumar vuelva en este momento, tan temprano por la mañana).

El fenómeno es igual a lo que ocurre con el olfato, cuando un olor repentino nos recuerda algo vivido años atrás. Hace unos minutos, ya frente a la computadora, tosí un poco, sentí ese dolorcito en el pecho, y me vino a la mente, como una foto superpuesta a la realidad, el acto de ponerme un cigarrillo en la boca, acercar el encendedor y prenderlo. Parecía que lo hubiera hecho ayer, y entonces ¿por qué no podía hacerlo también hoy?

Normalmente ya no pienso en fumar. Sólo en situaciones extremas.

11 comentarios sobre “Cuando tengo tos

  1. Perdón, pero no tenía otro modo de explicar la situación. :(

    ¿En Venezuela también dicen “baranda”? ¿O te viene de tus raíces argentinas?

    Ah, y gracias por los besitos brand new.

  2. Por primera vez en mucho tiempo una nota tuya es realmente íntima, aún siendo explícita.
    Subraya claramente las coordenadas de un deseo y también las de la decisión madura de darle una oportunidad a Gabriel de verte crecer.

    El enfisema que me quitó a mi padre, las garrafas de oxígeno, la falta de aire no son recuerdos confortables. Si uno ama a alguien deja de ser solamente uno frente a las consecuencias de sus actos.

    Para convertirlo en un recuerdo amigable, de los que te recuerdan cuántos pasos diste hacia el frente y qué importantes fueron, acelera el paso envuelto en tu montgomery o tu campera, notando como el aire frío de Lezama o Constitución, mezclado con la humedad de las hojas del suelo y los árboles, entran en tus pulmones doliendo con suavidad, como duelen todos los paisajes de invierno. Limpiando.
    Contra eso la nicotina no puede competir en nostalgia.

    Me alegro tanto de que lo hayas dejado.
    Tanto de verdad.

  3. Como de costumbre das en el blanco, Paz. O en varios blancos.

    Para empezar, lo de la “nota íntima”, que hace mucho tiempo vengo esquivando.

    Y sobre todo la influencia en la decisión del Gabriel que estaba por venir. Fue exactamente así: el querer darle a mi hijo la oportunidad de tener un padre, cuando la madre andaba por el sexto mes de embarazo (y también había dejado de fumar).

    Ahora me gustaría recuperar el olfato. De todas las promesas que recibí para dejar de fumar, la recuperación del olfato es la que menos se cumplió. (Aunque es cierto que para ese frío y esa humedad de que hablás, y que tengo muy presentes, el olfato no se necesita.)

  4. Me encantó el comentario de Paz, me hizo sentir que realmente estaba aspirando el limpio aire invernal. Eduardo, es maravilloso que hayas dejado de fumar.

  5. No imagino mi vida sin internet, sin alcohol y mucho menos sin un cigarrilo. Vos lo dijiste, la mezcla de tos y tabaco es especial. Me angustia pensar que si algún día viajo a EEUU no voy a poder fumar en casi ningún sitio, pero tb me preocupa la falta de respeto argentina. En fin, tiene su interés eso de llenarse los pulmones de sucio gas.
    Me presento, cof cof, soy Adrían. Un gusto.

  6. Lo de baranda no se dice acá, me viene de haber vivido en argentina. Aún trato de usar los términos con ustedes, para que no se aparten de mi competencia lingüistica. Es lindo saber que aún recuerdo gran parte. Me revienta olvidar, no me gusta, lo detesto.
    Y lo de la nota personal esquivada, ya lo tenés, todo es personal Eduardo, cada una de las cosas que ponés en este blog son personales, son cosas tuyas. Cada cuento y cada foto, cada dibujito de Gabriel, hablan muchisimo de vos, es por eso que me gusta tanto. Uno va construyendo a Eduardo con pistas. Mágica Web para armar :)
    Más besitos :**

  7. ¡Bienvenido, Adrián! Cof, cof… Lo único que te puedo decir es que no olvides volver a pensar de vez en cuando en el tema del cigarrillo. Tal vez un día llegue el momento en que quieras dejarlo.

    Norya: “Mágica Web para armar”, me gustó mucho. Lo que decís es la pura verdad.

  8. ¡Bienvenido, Kakaroto! Cof, cof… Lo único que te puedo decir es que no olvides volver a pensar de vez en cuando en el tema del cigarrillo. Tal vez un día llegue el momento en que quieras dejarlo.
    “Mágica Web para armar”, me gustó mucho. Lo que decís es la pura verdad.Ah me olvidaba poner el E-MAIL de mi hermana.

Dejá un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.