Diario

En la playa, de noche

En la playa, de noche, camino lentamente hacia la orilla del agua. No hay nadie más. El cielo está nublado y oscuro. La luz de las pocas casas que hay detrás ilumina la arena de manera rasante, como un sol lejano y débil. Las pisadas y las ondulaciones de la arena parecen cráteres y montañas.

Miro a la izquierda y abajo, como si viera el suelo a través de la ventanilla de un avión, o de una nave espacial. Porque siento que sobrevuelo otro planeta. Podría decir que un centímetro equivale a un metro, de manera que mi altitud es de algo menos de doscientos metros, y avanzo lentamente sobre un terreno accidentado. Si hubiera alguien allá abajo, en esa superficie castigada por los meteoritos y sin atmósfera, sería igual a un pequeño escarabajo que lucha por trepar en la arena de una playa.

Disminuyo la velocidad. Giro suavemente. ¿Dónde estoy? No es Marte, porque el sol sería mucho más brillante. Tampoco Plutón, porque está demasiado lejos. Seguramente es una luna de Urano, o de Neptuno. Eso, una luna de Neptuno cuyo nombre no recuerdo, en la que ahora veo un canal largo y estrecho, una hondonada monstruosa, un pico elevado, un sistema de cráteres que avanza en arco.

El ruido de los motores llega en oleadas. Me detengo y levanto la vista lentamente, hasta el punto exacto en que la ilusión está por romperse. Un poco más arriba debería estar el espacio profundo y estrellado, ahí donde todavía sé que quedan la orilla del mar, la espuma que brilla en la oscuridad, la Tierra en la que todo es posible.

0 comentarios sobre “En la playa, de noche

  1. me hiciste acordar a cuando era pibe y me tiraba de panza al pasto de la casa de mis viejos a detectar extraterrestres culones, exploradores de seis patas y un gigantesco dinosaurio de nombre Manuelita, comiendose un bosque con una parsimonia atroz.

  2. ¿Quién estará en estos momentos a distancias siderales de todos nosotros, en el patio de su casa, observándonos con ojos de poeta y creando metáforas sobre nuestro mundo nanométrico?

  3. Será extraño: cuando voy en tren, a veces tengo la ilusión (fortísima) de que todo lo que aparece del otro lado de la ventana es mucho más pequeño de lo que es en realidad.
    Ej: Si veo un auto, me da la impresión de que podría salir del tren y agarrarlo con las dos manos… (Supongo que tiene que ver con que el tren del que hablo -San Martín-, en muchos trayectos anda a una considerable altura por sobre el nivel de la calle).

Dejá un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s