Sobre la Mágica Web y MW+X

La Mágica Web fue mi primer blog. Lo empecé el 11 de febrero de 2002. El 9 de diciembre de 2008 decidí seguir blogueando por otros medios, y anuncié la mudanza a Ximenez, en Blogger, donde todavía estoy.

En MW+X (traducido, Mágica Web más diez) van apareciendo los posts originales, exactamente diez años después. A muchos posts les agrego notas: actualizaciones de links, comentarios, contexto, esas cosas.

MW+X, como se ve, está en Blogger, donde empezó MW. La razón principal es que no quiero que el hosting dependa de mí. Esa fue también una de las razones por las que dejé la Mágica Web por Ximenez (la otra fue que sentía un peso enorme por el material acumulado en MW, pero eso sería largo de explicar acá).

Este rescate, revival, reciclado, tiene varios objetivos. Uno, justamente, es ir poniendo las cosas donde dejan de depender de mí. Eventualmente podré abandonar el dominio magicaweb.com sin que el contenido desaparezca de la Web.

Otro objetivo es mirar cómo eran las cosas diez años atrás. “Las cosas” quiere decir la Web, sobre todo, pero también lo que pasaba afuera y adentro.

Y otro objetivo es repasarme a mí mismo. El año 2002 fue muy especial, crítico (de crisis). Afuera estaban las secuelas de diciembre de 2001, la gente aporreando bancos, las asambleas populares. Adentro estaba casi sin trabajo, concentrado en aprender más y más de la Web y convencido de que ahí estaba el futuro. O, en todo caso, mi futuro. Venía publicando en la Web desde 1996, pero el blog (se decía weblog), sumado al contexto en que lo escribía, fue una revelación. El año 2002 fue cuando volví a escribir, cuando aprendí a escribir de maneras que antes no sabía, cuando escribí con más intensidad en toda mi vida.

Esto es un experimento, y como tal no tiene resultados garantizados. No sé todavía hasta dónde voy a llegar con el proyecto, ni qué va a ocurrir en el camino. No sé nada más que lo que tengo ahora, una tarde muy calurosa de domingo, en enero de 2012.

[El procedimiento que uso es este:

  1. Exporto un mes de posts del blog original (usando la función correspondiente de WordPress)
  2. Convierto el archivo con el formato de WordPress en un archivo con el formato de Blogger, usando el excelente WordPress2Blogger.
  3. Abro cada post para editarlo. Le agrego notas. Le cambio la fecha de publicación a diez años más tarde (por ejemplo, del 11/2/2002 al 11/2/2012). Subo las imágenes que tengan a Blogger.

Este procedimiento incluye los comentarios que haya en los posts originales, de manera que la conservación del contenido es completa.]

[La Mágica Web tiene 2.754 posts y (en este momento) 6.335 comentarios. Soy consciente de que al volver a publicar eso acá estoy creando un “fork”, un ramal que no va a reflejar cualquier cambio que haya en el original (por ejemplo, nuevos comentarios). Estoy considerando cerrar la posibilidad de comentar allá, además de avisar que existe esto.]

Blogger, Movable Type, WordPress

En 2002 los “weblogs” eran una novedad reciente. La mayoría de la gente no conocía la palabra. Y Blogger, que todavía era de Evan Williams, tenía este aspecto:

Blogger a principios de 2002, gracias a la Way Back Machine de Archive.org

Ahí empezó la Mágica Web, en una dirección que ahora no consigo recordar (ni encontrar por ninguna parte). El template de mi blog se veía así:

¡Era necesario explicar cómo funcionaba! “Orden cronológico inverso: la flecha del tiempo va al revés.”

A los pocos meses de empezar mudé el blog a mi propio dominio, que ya era magicaweb.com, para hacerlo con Movable Type.

El blog era, al principio, algo secundario. Mi “verdadero” material estaba en el directorio raíz de magicaweb.com, mientras que el blog aparecía en magicaweb.com/weblog. Sigue estando ahí, aunque desde hace muchos años quien va al index del directorio raíz se ve redirigido al index del blog. La “home” de Mágica Web, entonces, era así y estaba hecha a mano:

Los otros contenidos, los que no están en el blog, siguen ahí. Alguna vez los voy a poner en Blogger o en algún lado seguro.

Con el pase a Movable Type también me uní a la comunidad de bloggers que se empezaba a formar, donde estaban, entre otros, Lucas Worcel (Korochi) y Mariano Amartino (Denken Über), quienes llegaron a sus diez años antes que yo. Eso se refleja en el aspecto que tuvo mi blog hacia 2004 (y que duró bastante tiempo), donde aparece una lista de blogs para leer:

Antes de crear esta imagen probé los links de la lista. Maravillosamente, funcionan casi todos. Así que la reproduzco acá, completa:

Weblogs:
Arts & Letters Daily
Cuentos de 100 palabras
Dan Gillmor eJournal
E-Media Tidbits
El Ciprés en el Patio
Felisa me muero
Itzpapalotl
Jazzido
Juan de Mairena
Juegos de Ingenio
Kaoscity
Korochi Industrias
Libro de notas
Mató tu Onda!
nadakedecir*
Perturbatronics
Roxanova
Soveran
Todo es mentira

En junio de 2004 hice el último cambio drástico: pasé de Movable Type a WordPress. Desde entonces, MW sigue igual.

Hice otros cambios de piel, de los que no encuentro registro. Hoy, el blog se ve así:

Otra Web

Aunque lo sepamos, comprobar cómo cambió la Web en estos diez años es tremendo.

Por un lado, la inmensa mayoría de los links de entonces están rotos, o podridos: no andan más. De esto se salvan algunos diarios, otros no. La CNN pudrió todo, la BBC mantiene todo en pie. Justo antes de dejar la Mágica Web, escribí en un post:

La Web se pudre de a poco. Siempre se fue pudriendo. Cuanto más se retrocede en el tiempo, más podrido está todo. Uno pone un link, y la única cosa segura es que antes o después, tarde o temprano, va a dejar de funcionar. En inglés tienen una palabra perfecta, linkrot. Wikipedia (traduzco del inglés): “Podredumbre de los links es el proceso por el que los links de un sitio, gradualmente, se hacen irrelevantes o se rompen a medida que pasa el tiempo, porque los websites a los que llevan desaparecen, cambian su contenido o redirigen a nuevos lugares.” (…)

Google y el Internet Archive mantienen ricos reservorios de páginas viejas. Para un arqueólogo tal vez no sean lo bastante rigurosos, pero ahí están. Para nosotros, los demás, son poco más que curiosidades, recordatorios tristes de lo que ya no funciona. (…)

Por otro lado, los sitios a los que más se linkea hoy en día no existían o estaban en sus comienzos. La Wikipedia tenía un año de antigüedad, y todavía no era relevante. A YouTube le faltaban tres años para arrancar. ¿Facebook? ¿Twitter? Ni soñar.

Al principio, durante el primer mes, casi todos los posts de la Mágica Web se basaban en links. Después los usé mucho menos. Ahora que recorrí aquellos primeros posts encontré alternativas para la mayoría de los links rotos, y los puse en notas debajo del contenido original. En muchos casos, puse links a la Wikipedia. También agregué links a YouTube, y a imágenes encontradas a través de Google Images.

Me acuerdo muy bien de cómo era la búsqueda y cómo eran los hallazgos en 2002. Diez años más tarde, la Web es otra.