Máquinas domesticadas

Radio capilla

6

Cuando la heredé de mi abuelo, solo pasaba música de 1940. Siempre la misma, además, porque no es que se pudiera acordar de muchas canciones. Le canté, le toqué otra música, le pasé mi colección de vinilos. Se fue acostumbrando. Un día me sorprendió con varios compases de When I’m Sixty Four. Con los años avanzó más de lo que creí posible. Claro que, si le toca reproducir algo de hip hop, acaba metiéndole un bandoneón.

Dejá un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.