Lugares del barrio

Quince años

Ayer fui a sacar esta foto, sobre la calle Olazábal, para poner al día la colección. Recordaba las fotos que saqué ahí mismo tiempo atrás, con mi primera cámara digital. Volví a casa con la nueva captura y busqué las viejas. Resulta que en el medio pasaron quince años.

El estacionamiento sigue en su lugar. La enredadera (o las enredaderas), claramente también. Yo me mudé dos veces, siempre dentro del barrio. Pero quince años. Quince. ¿Cómo seguir mirando el paso del tiempo cuando algo tan próximo como aquellas fotos, guardadas en la misma carpeta de la computadora (de sucesivas computadoras, eso sí), ya andan por los quince años?

En 2004 las subí al blog (que también tuvo varias mudanzas, pero se mantiene entero), incluyendo una que recién cumple catorce años y medio. Vuelvo a subirlas acá, esta vez más grandes. Muestran el ciclo de la enredadera en las distintas estaciones del año.

Julio de 2003, pleno invierno
Enero de 2004, verano
Junio de 2004, fin del otoño


Lugares del barrio

Ventanas al jardín

A un lado del museo Larreta, sobre Juramento, hay una pared larga que llega hasta la esquina de Cuba. En mitad de la pared se abren estas tres ventanas, de la vereda al jardín. Vienen bien para enterarse al paso de cómo van las cosas ahí adentro, mirar una planta favorita, imaginarse otra vida. (En estos días se hace un poco más difícil, porque están arreglando la vereda y no hay manera de acercarse a menos de tres metros de las ventanas.)

Lugares del barrio

Barreras frustradas

En el barrio hay dos barreras frustradas, a ambos lados de la estación Belgrano R. Una es esta, sobre la calle Juramento:

3 1

Al otro lado de las vías, a la izquierda, está la plaza Castelli. En la foto que sigue, el mismo lugar en sentido opuesto:

3 2

Como se ve, sería facilísimo abrir el cruce al tránsito. Pero así como está, el corte permite que Juramento, ruidosa y superpoblada de Crámer al barrio chino, se convierta de pronto en un lugar tranquilo, de barrio: una calle más en esa zona llena de casonas hermosas y caras.

También logra una situación curiosa: no hay ningún paso para autos en dirección a Villa Urquiza o Villa Ortúzar entre Monroe y Avenida de los Incas, unas diez cuadras. Mientras que hay dos pasos en dirección contraria: la barrera de Echeverría y el nuevo de Olazábal (donde las vías están elevadas y aprovecharon para hacer un puente; petiso, pero puente).

La otra barrera frustrada está sobre La Pampa:

3 3

Ahí parece todavía más raro, porque La Pampa es una calle transitada a ambos lados de las vías. Los autos y colectivos que vienen hacia Belgrano tienen que doblar una cuadra antes y desviarse hasta Elcano. Gracias al corte, los autos que circulan del otro lado no son los mismos, sino los que llegan por Conesa: mundos separados.

En una época, cuando yo tenía auto y cruzaba las vías para llevar a mi hijo a la escuela, la situación me enojaba. Ahora, al contrario: pienso que cada obstáculo a la circulación de esas bestias de metal, petróleo y egoísmo es un triunfo.

Lugares del barrio

Monumento al espejo

1 1b

Este monumento a José Hernández está en la esquina de Vidal y, bueno, José Hernández. (Según cómo se mire, también podría resultar la esquina de Vidal y Elcano, que termina ahí, o empieza ahí, o algo.)

Al pie, en el suelo, pusieron esta placa:

1 2b

Da la impresión de que hasta la paloma se pregunta por qué pusieron el mapa al revés:

1 3b

Pero claro, las palomas no son inteligentes. Cómo se le iba a ocurrir que del otro lado está al derecho:

1 4

De este lado hay otra placa, más chica, que no entró en la foto. La paloma, por su parte, se fue a contarle chismes a una amiga, allá a la izquierda.