Música de este siglo

Andrew Bird

Le estuve dando vueltas, y no hay caso. Imposible abarcar a Andrew Bird en un post. Solo puedo declararme fan incondicional y postear unos pocos momentos de los cien memorables que se pueden ver en YouTube.

Primero, lo reciente: 2016, Tiny Desk (NPR), canciones del último disco que grabó hasta ahora en estudio, Are You Serious? Da una idea de lo que hace, empezando por esa inclinación a tocar el violín como si fuera guitarra.

Ahora lo primero que escuché, una canción de The Mysterious Production of Eggs, disco de 2005. ¡Se nota la diferencia de años! Toca la guitarra eléctrica, y hasta hace gestos de rockstar.

Para seguir saltando a todo vértigo, vamos con una de Break It Yourself, el disco de 2012:

Esto no es una antología, ni hablar. Sin ir más lejos, no puse nada del maravilloso Noble Beast (2009). Ok, acá se puede oír entero, y de paso apreciar el trabajo en estudio. (En el menú de arriba a la izquierda, dentro del video, aparece la playlist.)

Faltan los experimentos, las improvisaciones, y tantas pero tantas canciones geniales. En fin. Cada uno puede explorar a su manera. Lo único que no puedo dejar de decir es que la tapa de The Mysterious… es una de las más lindas que hay.

Andrew_Bird-Andrew_Bird_y_The_Mysterious_Production_Of_Eggs-Frontal

Música de este siglo

Vika Souto

La música de Vika Souto es lo que pasa cuando se juntan la creatividad al galope, el virtuosismo técnico y la decisión de no repetir esquemas conocidos. Vika, que es de Buenos Aires, grabó este disco sola, en su casa, usando nada más que la voz multiplicada en capas y capas de sonido. La calidad del audio destruye cualquier prejuicio que pueda quedar (¡en pleno siglo dieci… veintiuno!) con las grabaciones caseras. Las canciones (¿canciones?) son de ella, como el talento.

En vivo, Vika Souto hace loops. Sola en escena, sin instrumentos, pone en marcha la loopera y teje lo que se puede oír en estos videos que la muestran en acción. La expresividad de los gestos también es típica de ella.

Una maravilla.

Música de este siglo

Tash Sultana

Natasha (Tash) Sultana nació en 1995, el mismo año que mi hijo. Es australiana. Estuvo acá hace poco, en el festival Lollapalooza. Armó su estilo tocando en la calle. Hace loops, esa manera tan extraordinaria de multiplicarse en tiempo real, con los que construye canciones largas, complejas y encantadoras a la vez. Hay varios videos notables de ella en YouTube, siempre en vivo. Empiezo por el que más me gusta: veinte minutos para sus dos temas más conocidos, “Jungle” y “Notion”. Hipnótica, de veras, como dice Rolling Stone.

¿Con qué seguir después de esto? Con más de lo mismo, por supuesto. Otro set, esta vez en Tiny Desk Concerts, la producción de la NPR que lleva acumulada una cantidad record de artistas geniales. Veinticinco minutos para tres canciones: de nuevo “Jungle”, de nuevo “Notion”, y además “Blackbird”. No aburre verla de nuevo tocar lo mismo, porque no es lo mismo. (Si hace falta, se puede saltar al momento 17:40, donde empieza la canción nueva, para ver lo que consigue sin loops, con una guitarra de doce cuerdas.)

Para cerrar, otro “Jungle”, claro. La versión original. Es un video casero, que Tash Sultana subió a YouTube en mayo de 2016, cuando solo la conocía la gente que la había escuchado en la calle. Ahora anda por los quince millones de “views”, y la verdad es que se lo merece.

Música de este siglo

Camille

Llegó la hora de escuchar un poco de música de este siglo. Y verla, que para eso está YouTube. Arranco con Camille (Camille Dalmais), porque me encanta, no se la escucha mucho por acá, y tiene disco nuevo, Ouï (junio de 2017).

El video de “Fontaine de lait” (una canción de Ouï) es típico de Camille: erótico y exagerado, un poco absurdo, original. Raro que no haya más despliegue de movimiento, como sí pasa en el video de “Lasso” (también de Ouï), que tal vez para compensar es más bien solemne:

La Camille en estado más puro y salvaje se puede oír y ver en el video de “Ta douleur”, una canción de Le fil, su primer disco (2005). No dejarse engañar por los primeros segundos; a los 0:45 deja de disimular:

Por si no insistí lo suficiente con la originalidad de esta mujer, va esta versión imperdible de “Allez allez allez”, una canción de Ilo Veyou (2011):