Si esto es humor

7 puntos gordos

Mejorando, de una buena vez, el milenario arte del tangram.

por Natalia Méndez y Eduardo Abel Gimenez

Primero, observemos esta bella figura humana:

7puntos2

Si miramos con atención, es posible darnos cuenta de que está compuesta solo por siete puntos gordos. Así es: la percepción humana hace el resto.

Esto mismo es lo que pretende el clásico juego del tangram, con siete piezas de formas arbitrarias y ángulos peligrosos. Quiere la tradición que con esas piezas se puede armar toda clase de figuras, que despiertan en la percepción asociaciones asombrosas.

No es tan así, como descubrirá con rapidez quien se ocupe de googlarlo mínimamente.

Tras extensas investigaciones, hemos llegado a la conclusión de que se obtienen resultados muy superiores con el uso, en cambio, de siete puntos gordos. ¿Quién puede dudar que el punto gordo es una figura mucho más noble que las del tangram? Para quienes sigan escépticos tras la deliciosa figura humana del comienzo, mostramos este árbol:

7puntos1

¡Créase o no, también está formado por siete puntos gordos!

Si algo, de todos modos, podemos reconocerle al tangram, es el desafío de lograr ciertas formas, planteado como acertijo. Utilizaremos esa técnica, entonces, para convocar a les amables lectores a ejercitarse en este nuevo, revolucionario pasatiempo.

1) Empecemos por lo más sencillo. Con estos siete puntos gordos, construir una casa:

7puntos4casa

2) Con estos siete puntos gordos, armar la luna:

7puntos3luna

3) Ahora, la cabeza de un zorrito:

7puntos5zorrito

4) Aumentando el nivel de dificultad, y para ir demostrando la enorme diversidad de formas que permite este nuevo rompecabezas, proponemos armar al Pato Donald:7puntos6PatoDonald

5) Un puercoespín:

7puntos8puercoespin

6) ¿Ven que es fácil? Cualquier figura se puede representar con siete puntos gordos. Por ejemplo, con los siguientes es posible reproducir el sistema circulatorio humano:

7puntos7sistemacirculatorio7) Queda demostrado que con siete puntos gordos se logran imágenes más elaboradas que con el tangram. Subiendo la apuesta, entonces, se trata ahora de armar un partido Boca-River:

7puntos9partidoBocaRiver

8) Para terminar, algo que el tangram, con su historia milenaria, jamás ha alcanzado: representar un cuento completo. Con estos últimos siete puntos, los desafiamos a narrar la historia de “Los tres chanchitos”:7puntos10cuentodelostreschanchitos

Liberamos al mundo nuestros siete puntos gordos, para que inicien su propio recorrido milenario.

Nosotros nos retiramos, a pensar nuestro próximo gran aporte a la humanidad.

 

Si esto es humor

Las frases palindrómicas

Las frases palindrómicas han recibido una enorme atención de mentes brillantes, hábiles con el idioma, capaces de prodigios de ingenio. Sin embargo, basta un breve repaso de las más conocidas para descubrir una calidad sorprendentemente baja. Pareciera que esas mentes únicas hubiesen dejado de lado lo que las distingue para dedicarse a este género. La torpeza que exhiben las frases palindrómicas más conocidas es un insulto a la inteligencia.

Como ejemplo, trataremos la frase palindrómica tal vez más repetida:

Dábale arroz a la zorra el abad.

A la primera mirada se percibe el arcaísmo de la forma, el carácter falsamente “poético” de la construcción, la pedantería de ese “dábale” que, una vez superado el siglo XIX, sólo es posible encontrar en el peor periodismo.

Es patético que nosotros, sin mayor experiencia previa en el tema, podamos mejorar ese palíndromo con tanta facilidad:

El abad le daba arroz a la zorra.

Pero aún no es suficiente. La palabra “zorra” tiene connotaciones que el contexto no exige, por lo que encontramos preferible sustituirla por “zorro”. Y “abad” es un término que en nuestra sociedad, crecientemente secular, dista de ser fácilmente comprensible (¿quién ha visto una abadía? ¿Quién sabe qué es un abad?). De manera que sugerimos la siguiente versión:

El cura le daba arroz al zorro.

Somos conscientes de que aún quedan problemas: ¿por qué un cura se dedica a alimentar a un zorro? ¿A quién se le ocurre que el zorro se interese en el arroz? Sin embargo, reconociendo la libertad que se debe otorgar al arte, aceptaremos que la celebérrima frase quede expresada de ese modo. Es indiscutible que la hemos mejorado en mucho.

Otra cuestión que hemos encontrado por ahí es la pretendida imposibilidad de traducir una frase palindrómica. A nosotros no nos parece tal. Sin ir más lejos, y al correr de la pluma:

The priest gave rice to the fox.

Y si queremos mayor elegancia, incluso sutileza:

The priest used to feed the fox with rice.

En fin. Con sólo un ejemplo, y en pocos minutos, hemos logrado demostrar que un género tan respetado, admirado, reverenciado como el de las frases palindrómicas, sometido a un análisis sencillo y de sentido común, puede acabar cayendo como un castillo de naipes.

7 Dábale arroz
Captura de pantalla del divertido video de “Dábale arroz a la zorra el abad”, canción de Locoplaya.

Publiqué lo anterior en este mismo blog el 9 de enero de 2005. Tengo que decir que los comentarios terminaron superando al post por muchos cuerpos… Al menos si suponemos que los comentaristas quisieron perfeccionar la humorada. Copio algunos, aunque nada es comparable a leer todo el paquete:

Julio: “Tu genialidad sobre las frases palindromicas tambien se cae como un castillo de naipes!! Creo que te da el mate para cosas mejores. Convenceme de que estoy en lo cierto”.

Amy: “por favor!!! la definicion de frase palindromica, es que se lee igual de izqda. a drcha. que de drcha. a izqda”.

Menos_humos_majete: “Increible obra de ingeniería retórica, con la salvedad, oh, mente preclara, que ni una sola de tus mejoras es un palíndromo. ¿Sabes acaso de lo que hablas, precursor de pacotilla? Eduardo, eres un zopenco”.

Enrique: “coño!, si resulta que tenemos un genio linguista que se le ha ocurrido cambiar el significado de la definición de palíndrome! No, si por este camino podemos decir que “el celador le dió la cerne al león” es también un palíndrome! Menudos humos se trae el tío!”.

carolina: “me jode la gente idiota. seguí participando. comprate un diccionario. o era un chiste muy tonto?”.

waton shilito: “que imbecil soy wueon todos conocemos el origen poalindromico no tratid e inventar la rueda de nuevo”.

darknes: “’eres un perfecto imbecil’ acaso no sera un palindromo para ti?”.

francisco: “esto es una porqueria”.

JANUS: “solo di sol a los idolos
“acaso hubo buhos aca?
“no manches y respeta el idioma amigo…..”.

MARIA: “POR FAVOR NECESITO SEIS NUEVAS FRASES PALINDROMAS PARA UNA TAREA DE LA ESCUELA. MUCHAS GRACIAS”.

Roberto: “la frase: “TU eres IDIOTA” es palindrome, y es una cacofonía”.

Gonzalo de Berceo: “DENLE POR EL CULO A ESTE SUBNORMAL.
O
TE DEN VÍA INTRAANAL SO TONTO
O
DABALE ARROZ A TU MADRE SU MAMPORRERO.
Y DEJA YA DE TOCAR LOS HUEVOS A MI IDIOMA Y A LA LITERATURA ANEJA, PEDANTE ANGLÓFILO”.

alguien: “malisimo, sos un pelotudo, es un juego de ingenio, no algo real, yo te quiero ver a vos haciendo un palindromo, que teta que sos, morite en la ignorancia y la arrogancia gil!”.

Fernando jose: “para mi las palabras palindromes son aquellas que gracias al arte son frases que si las leemos de derecha a izquierda y de izquierda a derecha son exactamente iguales tanto la frase como el significado, ejemplo: ANITA LAVA LA TINA”.

diana: “hola eso es tonto odio esta pagina”.

Ana: “Aún así no es sencillo para una persona común escribir una frase así, además usted dice que la arreglo (la frase del abad), pero en realidad la pregunta mía sería, que le arreglo?, porque la frase, como muchos nos dimos cuenta dejo de ser palindrómica, por lo que en realidad no entendí la intención original del comentario, será criticar la manera ilógica en la que se redacta este tipo de frases?, además de que leí ciertos comentarios y hablaron de sentido del humor, y la verdad yo no leí nada gracioso”.

En todo caso, aunque más no sea, recomiendo encarecidamente ir a leer los muchos, muchos comentarios de Ricardo Ochoa, de los que, por respeto a la integridad de su obra, no copié ninguno.

Si esto es humor

Frases malditas. Hoy: Ya que estás

Uno tiene sus propios ritmos, sus prioridades, sus momentos de pereza y sus momentos de acción, sus entusiasmos, su modo de andar por la vida o de quedarse quieto. Y entonces, en cualquier momento, aparece alguien y dice:

  • Ya que estás cambiando esa lamparita, ¿por qué no revisás la instalación eléctrica del sótano?
  • Ya que estás conectado a Internet, ¿por qué no me buscás estadísticas sobre la mortandad de sapos en la zona sur del Gran Buenos Aires?
  • Ya que estás yendo a comprar una botella de vino, ¿por qué no traés papel higiénico, fideos, galletitas, yogur, leche, agua mineral, servilletas de papel, coca light, Siempre Libre, un kilo de manzanas, pan Fargo, mermelada de ciruela, champú?
  • Ya que estás escribiendo, ¿por qué no revisás el informe que hice y que tengo que presentar mañana a la mañana?
  • Ya que estás saliendo, ¿por qué no le tocás timbre al portero y le pagás las expensas?
  • Ya que estás hablando por teléfono, ¿por qué no llamás también a Richi, que es el cumpleaños?

O la variante aún más temible y que prefiero dejar incompleta:

  • Ya que estás sin hacer nada…
6 Ya que estás 408px-Christian_in_Pilgrim's_Progress
Imagen de Wikipedia. Dominio público
Si esto es humor

Haciendo la lista

—¿A quién más podemos invitar?
—A Irene.
—Esa nunca viene.
—A María.
—Demasiado fría.
—A Teresa.
—Demasiado espesa.
—A Marina.
—Se cree muy fina.
—A Elena.
—Se cree muy buena.
—A Anahí.
—No viene ni ahí.
—A Florencia.
—Rompe la paciencia.
—A Indira.
—Una que delira.
—A Carlota.
—Una cararrota.
—A Camila.
—Se quedó sin pila.
—A Sol.
—Toma mucho alcohol.
—A Clara.
—Demasiado avara.
—A Carola.
—Nunca nos da bola.
—A Luisa.
—Es muy indecisa.
—A Frida.
—Manzana podrida.
—A Juana.
—Es una tirana.
—A Aurora.
—Es muy invasora.
—A Consuelo.
—Que nos toma el pelo.
—A Fernanda.
—Mirá con quién anda.
—A Rosa.
—Es una asquerosa.
—A Leonor.
—Esa es la peor.
—A Dorothy.
—¿A quién?
—A Dorothy.
—…
—…
—…
—Esteee…
—…
—…
—…
—¿Habrá algo nuevo en Netflix?

5 A quién invitar
“Group portrait of Radcliffe College Class of 1896”, Flickr, dominio público
Si esto es humor

La Pelota Pavota y el Globo Bobo

Había una vez dos amigos, la Pelota Pavota y el Globo Bobo. Un día, la Pelota Pavota dijo:

—¿Sabés qué, Globo Bobo?

—¿Qué, Pelota Pavota? —contestó el Globo Bobo.

—Quiero tener una arista —dijo la Pelota Pavota.

—¿Una qué? —preguntó el Globo Bobo.

—Una arista —respondió la Pelota Pavota—. Soy tan redondita, tan suave, que nadie me respeta. Necesito algo en punta, algo que lastime, para que los demás me respeten.

El Globo Bobo se quedó mudo con el discurso de la Pelota Pavota. La Pelota Pavota también, porque era lo más largo que había dicho en su vida.

La cuestión es que los dos se pusieron enseguida a buscar cómo hacerle una arista a la Pelota Pavota. Lo probaron todo, aunque es difícil decir lo que hicieron porque fueron cosas del mundo de los Globos y las Pelotas, que nosotros los Humanos muchas veces no comprendemos.

Pasaron las horas. Estaban a punto de rendirse cuando de pronto, zas, un costado de la Pelota Pavota se pinchó. Entusiasmado por lo que parecía el comienzo de una arista, el Globo Bobo empezó a tirar y soplar y empujar, hasta que la Pelota Pavota quedó hecha toda aristas en el piso.

Lleno de terror por lo que había provocado, el Globo Bobo partió gritando hacia el horizonte.

Desde entonces, a la Pelota Pavota todos la conocen como la Pelota Rota. Y al Globo Bobo… Bueno, el Globo Bobo ahora es Ultra Globoman, el Asesino Demente.

26 de Septiembre 032
(Foto publicada en Flickr y compartida acá con la herramienta de Flickr para compartir.)

 

 

Si esto es humor

Frases célebres

A veces pienso que debería ponerme a escribir frases que, en la intención al menos, tengan destino de célebres.

“La soledad es un arma que apunta hacia adentro”.

¿Qué tal, eh?

“El mejor amigo es aquel que habla menos que uno”.

Bueno, ahí se me coló algo de cinismo. Es difícil de evitar.

“El amor es al vino como la luciérnaga a la esperanza”.

¿Qué? ¿Acaso se tienen que entender, además?

“No dejes de trabajar porque el invierno no acabe nunca”.

Sí, conformismo también. Y cuanto más rastrero, mejor. Es parte de la receta, ¿no?

“Quien calla primero podrá agarrar otra porción de pizza”.

Pero siempre acabo reconociendo que, después de todo, tal vez esto no sea para mí.

3 Frases célebres

Si esto es humor

La Pera Grosera y el Pez Soez

Un día la Pera Grosera y el Pez Soez caminaban juntos por el bosque.

—M… —dijo el Pez Soez.

—P… —dijo la Pera Grosera.

Es que eran tan amigos y se conocían tanto que sólo necesitaban decir las iniciales de las palabras, y así se entendían.

—C… —dijo luego el Pez Soez.

—P… —dijo la Pera Grosera, pero se refería a una p… que no era la anterior.

—C… —dijo el Pez Soez, pensando, claro está, en una c… diferente.

—C… —dijo la Pera Grosera, que sin duda pensaba en algo distinto de las dos c… anteriores.

—L… —dijo el Pez Soez.

La Pera Grosera se detuvo en mitad de un paso.

—¿L…? —preguntó.

—L… —insistió el Pez Soez.

La Pera Grosera se quedó pensando, y luego agregó:

—Q…

El Pez Soez estuvo a punto de ahogarse de la sorpresa.

—¿Q…? ¿Q…?

—Q… —insistió la Pera Grosera.

Por unos momentos anduvieron en silencio, hasta que el Pez Soez agregó:

—Z…

—R… —dijo la Pera Grosera.

—K… —dijo el Pez Soez.

—N… —dijo la Pera Grosera.

—B… —dijo el Pez Soez.

—X… —dijo la Pera Grosera.

—S…

—H…

—W…

Fue el triste fin de una bella amistad.

Pera grosera
Imagen cedida al dominio público por la autora, Anja Osenberg.